EL ALMA DE MAZDA

LA CONDUCCIÓN IMPORTA

FABRICADO PARA CELEBRAR LA CONDUCCIÓN

El estadounidense promedio pasa 101 minutos al día detrás del volante.1 Eso representa un total de aproximadamente 37,812 horas, o más de cuatro años de su vida. 2 Entonces, ¿no deberíamos aprovechar al máximo cada segundo? Creemos que un auto no debe servir solo para llegar de A a B. Debe hacer que conducir sea divertido. Es por eso que fabricamos cada Mazda con el objetivo de alegrar a la gente. Producimos una unidad confiable que hace que la gente se sienta conectada. Diseñamos cabinas intuitivas, centradas en el conductor. Además, creamos tecnología de seguridad para darles aún más confianza detrás del volante. Lo hacemos todo para que cada unidad sea mucho mejor. Porque la conducción importa. 

UN ESPÍRITU COMPETITIVO

LAS RAÍCES QUE NOS GUÍAN HACIA ADELANTE

El 30 de enero de 1920, Jujiro Matsuda inauguró Toyo Cork Kogyo Co., Ltd. en Hiroshima. En poco tiempo, la compañía de corcho Matsuda-san creció hasta incluir la producción de herramientas mecánicas, que en última instancia serían utilizadas para fabricar vehículos. A lo largo de esta evolución, hubo una creencia constante: producir algo más que máquinas, crear cosas que alegren a la gente. La tragedia de 1945 pudo haber significado el final de Mazda, pero gracias a la tenacidad de la gente, al poco tiempo comenzaron la reconstrucción y han continuado construyendo hasta el día de hoy. 

SEGURIDAD, TECNOLOGÍA Y DISEÑO

HACEMOS TODO POR AMOR A LA CONDUCCIÓN 

Creemos que cada auto que construimos debe tan hermoso como funcional. Debe tener la tecnología de seguridad más avanzada para que te sientas más seguro. Debe ser meticulosamente diseñado para entusiasmarte. Y, por supuesto, debe estar ingeniosamente fabricado para moverte antes de que incluso comiences a manejar. Nos obsesionamos con esos detalles, buscando mejoras constantemente, sin importar que tan pequeñas sean. Y lo hacemos todo porque la conducción importa. 

DISEÑO

DISEÑADO CON INGENIO PARA EMOCIONARTE

¿Cómo se transforma un trozo de metal ordinario en un vehículo que provoca emociones? Nuestros artesanos comienzan con arcilla. Cada golpe no solo da vida al auto sino que le da un alma. Esta es la esencia misma del diseño KODO de Mazda: "Alma del movimiento".

INNOVACIÓN

AVANCES EN LA TECNOLOGÍA AUTOMOTRIZ

Los autos son cada vez más y más avanzados. Estamos constantemente al borde del próximo avance en el mejoramiento de la economía de combustible o el rendimiento del motor. Nuestra misión es desarrollar el auto tanto como sea posible a nuestra única forma en Mazda. Nunca dejaremos de trabajar para que nuestros vehículos estén más conectados y sean más confiables y respetuosos con el conductor. 

SEGURIDAD

SEGURIDAD AVANZADA PARA TU CARGA MÁS VALIOSA

Imagina un mundo sin accidentes, donde pudieras detectar peligros antes de que sucedan. Donde la conducción segura es el único tipo posible. Esto puede parecer un sueño utópico y lejano, pero está más cerca de lo que imaginas. Con innumerables horas dedicadas a la continua investigación y desarrollo, Mazda está a la vanguardia para hacerla realidad. 

DRIVE FOR GOOD DE MAZDA

SIENTE LA ALEGRÍA DE CONDUCIR Y LA ALEGRÍA DE DAR

La época festiva se trata de dar. Pero no siempre se trata de dar cosas. El regalo del tiempo puede ser el mejor de todos. Esa es la filosofía del evento Drive for Good® de Mazda. Una prueba de manejo equivale a una hora de trabajo voluntario para una causa justa en tu comunidad. Además, cuando compres o arriendes un nuevo Mazda, haremos una donación a la organización de beneficencia que elijas. El bien no se detiene cuando termina la prueba de manejo. Estaremos en la comunidad cumpliendo esas horas durante todo el año.

MÁS INFORMACIÓN

AUTOMOVILISMO MAZDA 

TODOS TENEMOS UN PILOTO INTERIOR

No importa si estás en la pista todos los fines de semana o si nunca has visto una carrera en tu vida. Hay algo acerca del automovilismo con lo que todos podemos identificarnos. Cada carrera tiene un auto, y cada auto tiene un conductor. Un conductor con sueños grandes y una pasión que los alienta a mejorar cada día.

Sueñan con llegar a la cima del podio, y no se detendrán ante nada para lograrlo. Pasan horas en la pista tratando de recortar milisegundos. Sonríen en las paradas en boxes con lluvia torrencial y tazas de café a las 4 a.m. Soportan una cabina con 115 grados, con casco y traje de seguridad. Una y otra vez. Es esa tenacidad inquebrantable y el puro valor que nos recuerda que nada es imposible. Así que, fanáticos o no de las carreras, no son los autos a los que alentamos, sino a la gente que los conduce. 

MÁS INFORMACIÓN